miércoles, 2 de diciembre de 2015

San Gil: de las entrañas de la tierra al azul del cielo

Siguiendo la saga de aventuras con Martica (mi madre hermosa), también es inolvidable la que vivimos en San Gil. Esa pequeña ciudad santandereana, conocida como la capital de los deportes extremos de Colombia, fue el escenario perfecto para superar juntas varios miedos. 

Guacamaya en el Parque El Gallineral

domingo, 22 de noviembre de 2015

El Museo Casa de la Memoria en Medellín

Acabo de pasar varias horas en un cuarto frío, iluminado con luz artificial y colmado de imágenes, relatos hablados, representaciones simbólicas, coberturas de prensa, líneas de tiempo, reflexiones poéticas… todas sobre la guerra que vive Colombia hace más de 60 años y que aún hoy sigue golpeando al país. 





























sábado, 14 de noviembre de 2015

Machu Picchu: recorriendo la montaña vieja

Recuerdo que desde pequeña tuve el sueño de conocer Machu Picchu y muchas veces mi mamá y yo lo hablábamos como una meta lejana a la que íbamos a llegar juntas. Años después, casi a los dos meses de haber llegado a Cusco, llegó a visitarme para finalmente cumplir el sueño. 





























domingo, 1 de noviembre de 2015

Tres meses de turismo en Cusco

Digo “turismo” porque la RAE lo define como “Actividad o hecho de viajar por placer” y digo tres porque dos meses y medio era muy largo para el título. En realidad, no es que estuve todo ese tiempo paseando, también tenía obligaciones que en este artículo les (y me) iré contando. 

Vista de la Plaza Central desde Saqsaywaman

sábado, 24 de octubre de 2015

Para quienes se preguntan qué hacer en Medellín…

Van las sugerencias de una andariega que lleva pocos meses disfrutando al fin de las bondades de esta ciudad. Y soy tan cursi porque mi padre (paisa de esos que cuando cruzan el charco van en busca de una arepa) todavía no se cansa de decir: ¿Saben qué es lo mejor que tiene Bogotá? ¡Pues la salida para Medellín!






























lunes, 5 de octubre de 2015

Yasuní yo respiro por ti

Canción escrita y cantada por niños, niñas y jóvenes, defensorxs del Yasuní.

"No te creas el cuento de la comodidad ni de falsas promesas, eso no es felicidad: un sistema insostenible que pronto colapsará. Sin fronteras aquí, todxs por el Yasuní". 



Una historia sobre resistencia frente a la explotación de la selva: La lucha de las mujeres amazónicas.

¡COMPARTE!


sábado, 3 de octubre de 2015

Honda en fotos

Hace tres meses que regresé a Colombia y, antes de llegar a la ciudad que ahora me acoge, hice una corta pero movida parada en uno de los pueblos patrimonio más calurosos y hermosos del país. 

Lástima... no se vende ni se arrienda.


sábado, 15 de agosto de 2015

Santay en bicicleta

Comienzo por contar lo que muchxs ya saben y es que no me gusta Guayaquil, así que tal vez por eso la Isla Santay fue un descubrimiento tan fascinante para mí. 

La vista desde el sendero

jueves, 23 de julio de 2015

Cuenca, Pumapungo e Ingapirca: culebreando por el sur

Llevaba un buen tiempo sin ir de paseo al sur de Ecuador, aunque hace unos meses pasé el día por trabajo y me tomé unos cócteles deliciosos y “muy ejecutivos” a orillas del río Tomebamba mientras llegaba la hora de ir al aeropuerto. Esa vez vestía pantalón de tela, pedimos una mesa donde poder conectar cerca las portátiles, los celulares, etc., y conversamos ligeramente sobre las novedades del tan polémico sector público. Esta vez llevaba zapatos de montaña, iba con mi amada mochila cargando carpa, sleeping, algo de ropa de esa que se usa días seguidos sin que se note y otros implementos indispensables por si se acerca el fin del mundo.

Las ruinas de Ingapirca - Cañar

domingo, 7 de junio de 2015

Uyantza - Día 4: la gran comelona

Sí, me demoré en terminar de contarles. Es que uno vuelve a la ciudad y deja que se apodere del tiempo... O es que contar el final es cerrar un ciclo que quisiera dejar abierto.

La comelona en la casa del prioste

domingo, 1 de marzo de 2015

Uyantza - Día 3: flores y chicha

Este día, después de una apertura que ya me había dejado impresionada, dormí hasta que los tambores y la luz del día me convocaron a continuar festejando. Para ese momento las mujeres ya habían preparado los cuatro ramos de flores que debían llevar a las casas de los priostes (incluyendo unos para que yo también las acompañara) y los hombres estaban preparando las hojas de palma para el mismo fin.

Listos los ramos 









jueves, 19 de febrero de 2015

Uyantza - Día 2: comienza la fiesta

Mi segundo día en Sarayaku comenzó a las 3am con los gritos de José: “Camila, ¿si vas a venir o te quieres quedar durmiendo?”. ¡Claro que voy, solo espera que me mojo la cara y me despierto!

La corona del prioste

jueves, 12 de febrero de 2015

Uyantza - Día 1: llegada a Sarayaku

La primera vez que visité Sarayaku llegué en avioneta, un viaje rápido de 30 minutos sobrevolando la selva. Esta vez quise navegar en canoa por el Bobonaza y adentrarme de a poco, respirando la madrugada. 

Navegando el Bobonaza