martes, 2 de julio de 2013

El Inti Raymi en Peguche

Ya era hora… este es uno de esos escritos que no pueden demorar tanto porque la memoria sensorial se va desvaneciendo o des – intensificando.


El 22 de junio, un día después del solsticio, salí con el sol a celebrar el Inti Raymi en Peguche. El día estuvo lleno de imprevistos, de esos que pasan cuando llegas “a dedo” o cuando vas con amigos a conocer el mítico pueblo de La Esperanza.

Valle La Esperanza
(Para los que no saben por qué es mítico, seguro han escuchado a Manu Chau y su disco Próxima Estación Esperanza... pero como no fui a eso, lo que más me sorprendió fue encontrar un menú vegetariano, con hamburguesas de lentejas, en un restaurante de fritadas (¡!))

Así que después de comer bien, pasar unas horas relajados en algún punto aislado del Valle la Esperanza, reírnos, disfrazarnos y acosarnos con lentes de cámaras, llegamos a Peguche listos para la fiesta. Este lugar, a unos 5 minutos de Otavalo subiendo un poco la montaña, es todo un encanto. Pequeño, con calles empedradas y en medio de los hermosos paisajes de Imbabura, debe ser muy tranquilo en días normales, pero no durante la Fiesta del Sol.

Cuando llegamos el ambiente no estaba muy prendido todavía, aunque la comunidad ya estaba en las calles preparándolo todo con una actitud muy alegre y serena. Una zapateada por aquí, una canelazo por allá, la primera ronda de música y baile, la segunda, seguimos zapateando, seguimos a la gente y llegamos a la plaza que antecede a la cascada, y aquí sí es la fiesta. 

La ronda de baile se vuelve gigante. Para un lado o para el otro, según lo que ordenen los músicos que están en el centro tocando sus instrumentos andinos y colonos, y de tanto saltar, apachurrarse y tomar puntas de sabores, uno se va olvidando del frío. También se aleja de su grupo, los va encontrando uno por uno repartidos por el pueblo, se junta con algunos, se vuelve a perder y así hasta que, llegada la media noche, la mayoría de gente deja el zapateo para caminar hacia la cascada y sumergirse en sus aguas heladas.

Bailando con los paisanos
Este ritual se realiza a diferentes horas del día y cada una tiene una razón de ser. El de la medianoche nace de la idea de que a esa misma hora el sol está alumbrando plenamente al otro lado del mundo, así que las aguas no estarán tan frías por unos minutos.

No se si es verdad porque no lo probé. Cuando íbamos en camino, un mágico encuentro con paisanos del Putumayo nos tuvo un buen rato bailando en la casa comunal con la música y cantos más hermosos que escuché en mucho tiempo.

Así que con esa recarga de felicidad y descarga de energía, caminamos por el sendero que lleva a la cascada dispuestos a bañarnos, aunque el sol ya no la calentara. Gracias a la amiga Manu y al mashi Omasha, tomamos otro camino, mucho menos concurrido, que lleva a una fuerte caída de agua que está un poco escondida entre el bosque.  

Ahí terminó nuestra noche, que de fiesta pasó a ceremonia. Nos bañamos en la corriente fría y sagrada de estas aguas "San Pablinas" (porque vienen del Lago San Pablo), y en la luz intensa de una luna redonda y brillante. 


Volvimos a Otavalo a descansar y al otro día cada uno siguió su camino a su ritmo. 

Durante el regreso pensaba que hubo algo más especial en toda esta experiencia: la calma y armonía con la que Peguche recibe a sus visitas. Hubo fiesta, hubo baile, mucha gente y suficiente canelazo, pero nada negativo en el ambiente. Por el contrario, aquí la Fiesta del Sol está marcada por unidad, generosidad y alegría .  

* No tengo fotos de la cascada de día, pero pueden saber más en http://www.imbaburaturismo.gob.ec/categorias.php?varmenu=20006&id_organizacion=23


ALGUNOS CONSEJOS

- Si vas a ir en bus, debes llegar temprano para buscar alojamiento.

- Ve preparadx para recibir todo el canelazo que llegue a tus manos y cuando compres tu propia botella, comparte de la misma manera.

- Ponte zapatos bajos para zapatear y recuerda que la celebración se cierra con el baño en la cascada, así que lo mejor es llevar una maletica cómoda con otra muda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario