sábado, 2 de marzo de 2013

Los días en Mompox

Antiguo puerto de chalupas en la Plaza de la Concepción
Santa Cruz de Mompox es un pueblo caluroso y tranquilo que parece haberse quedado detenido en el tiempo. En parte por la majestuosidad de sus bien conservadas construcciones coloniales (dejando de lado el olvidado puerto de chalupas) y en parte por la serenidad que se respira en el ambiente. 

Llegamos allí después de un laaargo e incómodo viaje desde Aracataca. Nuestra romántica idea (ilusos nosotros), era llegar en chalupa por el Magdalena saliendo desde El Plato, pero cuando llegamos a este “punto de partida” nos dimos cuenta de que así ya no funcionan las cosas. Podíamos hacerlo, pero a un precio más alto, coordinando el viaje con anticipación y sin mucha seguridad. 

Cruzando el Magdalena
Así que a recorrer los pasos hasta La Gloria, un caserío al borde de la carretera. Aquí esperamos (y en nuestro caso, regateamos) una buseta que nos metió en una nube de polvo por unas dos horas hasta llegar al Magdalena, cruzarlo en una curiosa plataforma, y llegar en pocos minutos a nuestro destino. 

Mompox es un lugar hermoso y muy particular. Nos despertó tal curiosidad que, en lugar de quedarnos una o dos noches como habíamos pensado, decidimos quedarnos seis días (contando moneditas…).

Pero, ¿qué hacer durante seis días en Santa Cruz de Mompox, con un calor desgastante y un Río tan contaminado que solo deja lamentos?

Caminar.
Caminar.
Y caminar.

¡Ah, y tomar muchos jugos de fruta con deditos de queso!

Este es un pueblo de puertas abiertas. El interior de casi todas las casas es visible desde afuera y en casi todas se puede ver un frondoso patio interno, rodeado por sillas mecedoras que mecen los minutos de los momposinos; sobre durante en las horas de calor, cuando pocos se aventuran a las calles.

Gatos en el cementerio
Para nosotros, los días en Mompox consistían en caminar a cualquier hora y por cualquier lugar para conocer el pueblo a profundidad, y nuestros recorridos siempre terminaban, iniciaban o pasaban por el Cementerio Municipal. 

Lo que más nos llamó la atención de este lugar no fue la majestuosidad que se impone desde su ingreso, la blancura que lo caracteriza o la presencia de sepulcros casi tan antiguos como la existencia del pueblo. 

No, lo que más nos llamó la atención fue la omnipresencia de vida en cada unos de sus rincones: gavilanes, pájaros de colores, felinos negros... Bueno, no todos negros, uno que otro amarillo o blanco, que se supone están allí desde que murió un joven amante de los gatos y su padre se encargó de situarlos en donde está su tumba (si recuerdo bien la historia). 

Y las aves, que a primera impresión no llaman tanto la atención, hasta que sus movimientos y cantos (o chillidos), saltan a la vista y el oído luego de pasar un rato en el parque que antecede al Cementerio.

Es de esperarse que en un escenario así, tan macondiano y auténtico, más de uno invierta su tiempo. Así lo hicimos nosotros, leyendo, caminando, explorando y tomando fotos, hasta el último día en el que un bus lleno de averías, polvo y momposinos nos llevó hasta Bogotá, no sin antes hacernos esperar más de dos horas en el sofocante calor de la tarde. Eso sí, en esas horas tuvimos la última de oportunidad de ver sobrevolar a los gavilanes y la suerte de probar el típico “bollo” costeño. Como para que no quede duda de que todo aquí sabe bueno…

Gavilán pollero


ALGUNOS CONSEJOS

- Lo mejor es no ser tan aventurerx ilusx y apostarle a lo seguro, viajando desde Cartagena.

- Un buen hospedaje y a buen precio es La Casa Amarilla. En el pueblo hay otras casonas viejas que ahora son hoteles hermosos y bastante caros.

- En la Plaza de la Concepción hay varios restaurantes y bares donde disfrutar del fresco de la noche.  



1 comentario:

  1. un viaje en el tiempo?... una historia encapsulada en el tiempo?...casi ke puedo volver a sentir el calor, el reflejo del sol sobre esas tumbas tan blancas llenas de gatos negros y el silencio roto por akel guitarrista solitario...con akella canción tan triste... ...lindos momentos en Mompox.

    ResponderEliminar